795 Views |  Like

Txula, caricias de arte envuelto en lana

Un mundo de fantasía juega entre pompas de jabón a acariciar de elegancia y colorido la suavidad de la lana, que sumergida en agua va tornándose en formas caprichosas entre las manos artesanas de Ainhoa Lafuente e Isora Díaz. Estas artífices de la imaginación han sabido fusionar un material, casi exclusivo del mundo textil, en objetos de arte que no solo enamoran al tacto sino también al resto de los sentidos.

Bajo la firma Txula Artesanía ambas creadoras e investigadoras pasan largas horas rodeadas de montañas de lana crepada, un material con el que han logrado consolidarse en el uso de la técnica del afieltrado de esta fibra natural, mágicamente transformada en jabones, joyas, cuellos, lámparas e incluso jarrones, unas piezas únicas que dan forma a objetos y complementos personales empleando para ello materiales naturales y actualizando técnicas tradicionales.

Aunque los productos de lana son utilizados en su mayoría en zonas frías, ya que la naturaleza de la fibra de este material mantiene el calor corporal, Ainhoa e Isora trabajan esta técnica en Tenerife, aprovechando al máximo la infinidad de usos que tiene -más allá de la ropa- y aprovechando que se trata de un material cuyas propiedades físicas pasan por la resistencia, la elasticidad, la flexibilidad y la absorción de humedad, entre otras características.

Ainhoa Lafuente (izda) e Isora Díaz en una divertida imagen.

Ainoha Lafuente e Isora Díaz son Txula, una empresa artesana de productos elaborados con lana afieltrada

Ainhoa Lafuente se inició en el mundo de la artesanía desde muy joven, aunque al principio su dedicación se centraba en crear piezas de bisutería en las que empleaba, básicamente, materiales como el fieltro o el fimo. Había oído hablar de la técnica del afieltrado de la lana, pero no encontraba quién la podría enseñar, por lo que su curiosidad la llevó a investigar sobre este mundo y a autoformarse en el mismo. Hace unos ochos años, y por casualidad, paseando por una calle vio un cartel anunciando un curso sobre esta técnica, el cual impartía una experta suiza. A partir de este momento su mundo creativo dio un giro radical.

“Comencé como artesana hace muchos años, pero tras aprender la técnica del afieltrado de la lana empecé a investigar y a practicar. De ahí nacieron los primeros jabones. Poco a poco la demanda empezó a crecer e Isora, como buena amiga, venía a veces a ayudarme en la producción. Ella fue aprendiendo la técnica y al final se unió al proyecto. Desde el pasado septiembre nació un nuevo Txula al frente de nosotras dos, lo que hizo que nos mudásemos a un local mayor donde ahora tenemos nuestro taller de diseño artesano”, explica.

Los jabones afieltrados en lana han sido el producto estrella de la firma artesna tinerfeña.

Por su parte, Isora Díaz estudió Bellas Artes aunque se dedicó profesionalmente, durante muchos años, al sector de la comunicación y de la publicidad hasta que se quedó en paro. Su amiga Ainhoa la fue adentrando en el mundo de la lana, hasta ahora desconocido para ella, pero en el que ha encontrado una nuevo aliciente. Aunque se encarga más de la parte comercial y de investigación, la lana ha pasado a tejer también su día a día.

“Nuestra idea es crear objetos diferentes con la lana, no los típicos bolsos, suéter o abrigos que se suelen hacer con este material. Buscamos construir cosas que no existan en el mercado, productos que sean originales y que puedan llegar a ser piezas de museo o de decoración”, comenta.

pulsera

El pilar de sus creaciones es la lana cardada de oveja, que a veces combinan con otras fibras vegetales. Kilos de esponjosa suavidad que llenan las estanterías de este taller artesanal. “La lana la traemos de Alemania, tanto en su color natural como teñida, aunque ahora hemos empezado a trabajar con otro proveedor de Cataluña, lo cual nos ayuda a ahorrar en los elevados costes de importación. En Canarias, aunque hay muchos granjas ovinas, tenemos el problema de que no existe una industria para este sector, por lo que tras el esquilado de las ovejas toda esa lana se tira al no haber nadie que la prepare para su uso posterior, es decir, que la limpie y la carde”, añaden las artesanas.

Una vez llega la materia prima al taller de Txula comienza todo el proceso del afieltrado, una técnica que no es complicada pero sí compleja a la hora de trabajar. “Hay muchas formas de afieltrar la lana, en seco o con agua, todo depende del objeto que vayas a crear. Pero de por sí la lana es una fibra muy moldeable, casi como el barro, y el resultado final depende de la destreza de cada persona con sus manos”, destaca Ainhoa.

La nueva colección de Txula la componen jarrones decorativos hechos de lana.

En el afieltrado de la lana las manos del artesano sustituyen a cualquier maquinaria, las cuales, junto al agua y el jabón, conforman los complementos necesarios para ir dando forma a piezas únicas en las que la naturaleza juega a dibujar entre hilos de fibra hermosas flores, hojas de árboles o elementos étnicos y abstractos.

Precisamente fue este contacto diario con el jabón que se utiliza para que las fibras de lana se unan en arte del cual surgió la idea de los jabones afieltrados, que hoy constituyen el producto estrella de Txula. “El jabón Marsella lo compramos a una empresa artesana de Valencia. Ya vamos por el tercero, pues queremos probar diferentes calidades que funcionen bien con nuestra técnica”, puntualizan ambas. La lana hace de esponja y es ligeramente exfoliante, ya que al ser orgánica es antibacterial, no le salen hongos, y protege el jabón retrasando su desgaste y consiguiendo un duración más prolongada.

lamp9b

Los jabones se presentan en cuatro esencias distintas: aceite de oliva, propóleo, lavanda y miel y aunque su función es cosmética también puede tener muchos más usos, desde decorativo a guardarlos en los armarios para que los impregnen de aroma.

Cada pastilla va envuelta entre lana afieltrada, la cual se desliza suavemente al contacto con la piel. No hay dos piezas iguales, pues cada una va decorada con dibujos y colores diferentes. Esta curiosa técnica ha hecho que Ainhoa e Isora sean punteras a nivel mundial en este tipo de producción, lo cual han logrado gracias a que ambas han sabido fusionar arte, investigación y creatividad.

Esta unión y fuerza es la que dio forma a su primera colección, que bajo el nombre de Woolies la componen tres líneas: jabones afieltrados, cuellos y joyas en lana.

Cuello de lana ideal para el frío invierno.

“Los jabones han sido lo que más éxito ha tenido, ya que al estar en Canarias los cuellos y las joyas en lana han tenido salida pero durante los meses de invierno”, resalta Isora. Por ello, siguiendo la línea de buscar nuevos usos funcionales a la lana, ambas se encuentran ahora inmersas en el proceso de sacar al mercado una próxima colección, la cual aparte de los jabones –que se presentarán ahora en coquetos packs- irá integrada por lámparas y jarrones de lana.

“Este material tiene muchas posibilidades y propiedades, pues es impermeable, no coge polvo y sirve de aislante, ya que se emplea hasta en equipos de sonido o móviles. Aprovechando toda esta investigación que realizamos, hemos apostado por crear en la nueva colección productos decorativos como las lámparas o los jarrones, los cuales tienen un peso en su base que permite que puedas ponerlos de diferentes formas sobre una mesa o repisa”, subrayan.

“Nuestra idea es que el jarrón sea la flor en sí, pues por el momento no se pueden llenar de agua, y sólo permite el uso de flores o ramas secas, aunque adelantamos que estamos trabajando en este sentido para una futura línea. Ahora queda ver si funciona en el mercado y si la gente se interesa por estos objetos como elementos decorativos”, puntualiza Ainhoa Lafuente.

Txula sacará al mercado una nueva línea más comercial de packs de jabones.

Woolies es la gran colección de la firma compuesta por jabones afieltrados, joyas de lana y cuellos

Pese a que Txula lleva poco tiempo de vida bajo el manto de sus dos artífices, la estética, la originalidad y la suavidad de sus productos han encontrado un rápido hueco en el mercado. Actualmente sus productos se encuentran a la venta en numerosas tiendas de regalos, decoración y diseño de la Isla, como pueden ser las de Artesanía del Cabildo o la de Tenerife Espacio de las Artes (TEA). Igualmente, cuentan con puntos de venta en La Palma, Madrid, Burgos, Valencia, Bilbao, Logroño y Bruselas y en breve prevén ampliar stock a Gran Canaria.

La idea de estas empresarias pasa asimismo por llevar sus productos a otros rincones del mundo, además de la posibilidad de que formen parte de las estanterías de museos. Igualmente, tienen en mente la venta por Internet de sus creaciones, para lo que barajan la puesta en marcha de una plataforma online a través de su página web (www.txulaweb.com). No obstante, redes sociales como Facebook están ayudando a Txula a abrirse paso y a que sus productos sean conocidos en cualquier rincón del planeta, desde donde también reciben pedidos.

lamp5b

 

La filosofía de Txula Artenanía es la de crear objetos diferentes y originales elaborados con lana

Recientemente, el Cabildo Insular, a través del colectivo de Artesanos de Tenerife, ha nombrado a Ainhoa Lafuente como la artesana de la semana, una designación que ha sido una grata sorpresa para ella. Cuestionada sobre cómo ve el sector en el que se integra es muy clara. “La artesanía en la Isla sigue estando muy cerrada. Hay poca innovación a pesar de todas las posibilidades que puede abarcar. Parece que hay miedo a avanzar. Si vas a alguna feria siempre ves lo mismo en todos los puestos y es algo que, la verdad, aburre. Defiendo que se mantengan los oficios tradicionales, pero también que se mejoren y se potencien”, recalca.

En este sentido, el Cabildo acaba de realizar un curso de diseño orientado a los artesanos de la Isla con el fin de que puedan aprender nuevas estrategias de marketing y de comercialización de sus productos para así poder internacionalizar el sello artesano de Tenerife. De esta formación, Ainhoa e Isora están absorbiendo infinidad de recursos con los que quieren poner a su empresa Txula a la cabeza de la artesanía innovadora. De momento solo han asistido a la Feria Regional con un pequeño estand, aunque confían poder estar presentes en las próximas ferias de Pinolere y Garachico. Asimismo han pasado a formar parte del colectivo Espacio Efímera, una asociación de artistas y diseñadores que ofrece en diferentes puntos de la isla todo un mercadillo de piezas exclusivas.

Las joyas en forma de piedras de lana son parte de la primera colección.

En cuanto al futuro, las artesanas confían en poder llegar a nuevos circuitos de venta aunque no se plantean, por el momento, abrir tienda propia para no cortar las alas de su creatividad. “Pasamos muchas horas trabajando en el taller, pues son productos que se hacen de manera artesanal y de los que depende mucho la imaginación e inspiración que tengas en ese momento para elaborar sobre la marcha cada pieza. Por ejemplo, hacer diez jabones puede llevarnos unas dos horas entre las dos, previo boceto del dibujo y de la aplicación de las láminas preafieltradas que vamos entrelazando entre la lana. Por tanto, cada jabón es como empezar de cero”, subrayan.

En definitiva Txula es arte en estado natural. Objetos curiosos, divertidos y multifuncionales que nacen envueltos en lana desde un pequeño taller de la capital tinerfeña para viajar por un mundo de sueños, cubriendo de suaves caricias un oficio artesano en el que las manos siguen siendo el principal sustento de la tradición.

Texto: Mónica Ledesma.
Comparte esto