208 Views |  Like

Paco Naya, ganador de Jóvenes Diseñadores con su rompedora ‘Ballen/ISH’

Transgresión, color, innovación, aires punkies, guiños orientales y hasta julietas shakesperianas cubrieron anoche la pasarela del Concurso de Jóvenes Diseñadores de Tenerife que, en su décima edición, transformó el Recinto Ferial de Santa Cruz en una oda a la moda con más talento. Un total de seis finalistas fueron los encargados de seducir al público y, en especial, a un jurado experto presidido por la ex Miss Universo, Bárbara Palacios, demostrando entre todas las propuestas a concurso un derroche de imaginación inigualable que se transformó en un espectáculo único.

El joven diseñador tinerfeño Paco Naya , con su colección Ballen/ISH, logró alzarse con el máximo galardón de este décimo certamen con carácter internacional, mientras que el segundo premio fue para el mexicano Leonardo Mena y sus Naughty Gaysha. Asimismo, se otorgó un tercer galardón a la colección más comercial, que recayó en el colombiano Esteban Ecker y su propuesta Avant-Garde performance.

Por su parte, Damián Rodríguez (Tenerife) con Juliet; Eder Aurre (País Vasco) con Sokotra e Imbela Lilié (Madrid) con Por una cabeza, a pesar de no quedar entre los ganadores, si se llevaron el aplauso del público con unas respectivas colecciones en las que reinaban las flores, los volantes, las transparencias y, sobre todo, el color.

Paco Naya. Tenerife

La búsqueda de la oscuridad como elemento necesario en el desarrollo de la existencia humana y el trabajo del fotógrafo Roger Ballen, quien afirma que “la luz viene de la oscuridad”, han servido de inspiración al diseñador tinerfeño para dar forma a Ballen/ISH, su colección ganadora. A sus 24 años, y formado en Enseñanzas Artísticas Superiores de Diseño de Moda, Arquitectura Efímera y patronaje y confección, subió a pasarela una propuesta  que emula texturas de los entornos o dibujos del citado fotógrafo en prendas de patronaje clásico pero con toques actuales, predominando las siluetas oversize y la volumetría en tonos neutros, rotos con granates y estampados.

Leonardo Mena. México.

Con la colección Naughty Gaysha, este joven diseñador mexicano de 32 años, licenciado en Comercio Internacional, presentó unos prototipos inspirados en el mundo de las geishas, mujeres orientales que son educadas para entretener a los hombres (Naughty) pero sin perder su individualidad, seguras de sí mismas y atemporales. Color, alegres prints y telas cómodas como el espatex definen una colección juvenil en la que predominan las siluetas ajustadas con un toque sport.

Esteban Ecker. Madrid.

Licenciado en Diseño Gráfico, este joven de 26 años, natural de Colombia pero residente en Madrid, consiguió el premio a la colección más comercial con su propuesta titulada Avant-Garde performance, que se traduce como Actuación de vanguardia. Inspirada en el arte, sobre todo en el cubismo y en las pinturas geométricas y minimalistas de Jean Hélion, está ideada para el otoño-invierno. Destacan las asimetrías y las siluetas marcadas, haciendo hincapié en anchos cinturones con tiras, pantalones y faldas ajustadas que perfilan el cuerpo femenino entre volúmenes y cortes rectos. Los tejidos incluyen punto de jersey, mangas acolchadas y piel sintética que simulan un efecto 3D en las prendas. La gama de color es muy variada, en alusión a la obra de Hélion.

Damián Rodríguez. Tenerife.

A sus 26 años, este joven diseñador natural de Santa Cruz de Tenerife quedó entre los finalistas con su colección Juliet. Formado en Estilismo e Indumentaria en la Escuela de Arte y Superior Fernando Estévez, inspiró su propuesta en el personaje femenino de Juliet de William Shakespeare. Líneas y tejidos lánguidos, colores pastel y siluetas semidesnudas que crean vestidos etéreos, femeninos y románticos en versiones largas y cortas.

Imbela Lilié Martín. Madrid.

Nacida en Madrid, a sus 26 años esta joven irrumpió con su colección Por una cabeza, la cual se inspira en el tango de Carlos Gardel para contar una historia de pasión en las carreras de caballos. Formada en el Centro Superior de Diseño de Moda de Madrid, sus diseños lo integran cortes rígidos, cortantes, pero que a la vez continúan la silueta femenina, empleando para ello tejidos con fuerza como tapicerías que se fusionan con gasas y organzas para dar movimiento y ligereza a las prendas. Aires orientales y mucha volumetría en una paleta cromática que apuesta por los rojos, burdeos, verdes, negros y grises.

Eder Aurre. País Vasco.

Sokotra da nombre a la colección del diseñador vasco, de 24 años y residente en Bilbao. Con un amplio bagaje formativo en moda, tomó como inspiración de su propuesta la isla Sokotra ubicada entre Somalia y Yemen, la cual se caracteriza por la gran variedad de su vegetación. Eclecticismo, fusión de estilos y siluetas que van desde un vestido lady a una parca con maxi volantes cobran movimiento entre tejidos como crepe, buclé, neoprenos bordados o al termo sellados, jugando a construir siluetas sofisticadas pero urbanas. En cuanto a los colores predominan el marsala, beige, lima y azul.

El evento, con el que da inicio la Feria Internacional de la Moda de Tenerife que se celebrará hasta el domingo (día 15) en el Recinto Ferial, se ha consolidado como plataforma de promoción de proyectos emprendedores y de nuevos valores del sector, sirviendo de baluarte a los jóvenes diseñadores para iniciar o impulsar la emprendeduría como garante del desarrollo económico.

La gala, presentada por los periodistas Mariam Moragas y Manoj Daswani, fue un espectáculo de moda sobre una renovada pasarela dirigida por Marco Marrero y María Díaz, la cual contó con dos  invitados de lujo. Por una parte, el diseñador floral tinerfeño Carlos Curbelo, que fue el encargado de abrir los desfiles con una original colección de ramos de novia bajo el nombre de Piel y texturas; mientras que el broche final lo puso el creador portugués de Alta Costura, Joao Rolo, con la presentación en primicia mundial de su nueva colección Czarina, inspirada en la opulencia del Imperio Ruso. y que cubrió de auténtico glamour una noche en la que triunfó la buena moda.

Texto: Mónica Ledesma.
Fotos: David Domínguez.
Comparte esto