277 Views |  Like

Lilly Pulitzer, la reina del estampado tropical

El destino hizo que Lilly Pulitzer se convirtiera en diseñadora de moda por casualidad. Perteneciente a la jet set de Palm Beach, un fortuito accidente con un zumo fue el detonante de una explosión tropical que cubrió de color la moda de la época. Sus creaciones se convirtieron en una de las sensaciones mundiales de los años 60 y, más tarde, en un clásico que, inclusive, llegó a lucir la que fuera primera dama de Estados Unidos, Jacqueline Kennedy. A Lilly la llamaban la ‘reina de los preparados’ (por su vinculación con los alimentos) pero realmente fue la reina de un nuevo estilo.

Lillian Lee (Lilly) McKim nació el 10 de noviembre de 1931 en Roslyn, Nueva York, en el seno de una familia rica vinculada de la alta sociedad americana. Su madre, Lillian Bostwinck, era heredera de una gran fortuna petrolífera, por lo que Lilly y sus dos hermanas tuvieron una infancia repleta de lujo y comodidades. Tras estudiar en un colegio de élite junto a su amiga Jackie Kennedy se matriculó en la Universidad Finch, una carrera que nunca terminó para dedicarse durante un tiempo a ejercer como enfermera.

La diseñadora Lilly Pulitzer.

La diseñadora Lilly Pulitzer.

En 1950 conoció a Herbert (Peter) Pulitzer Jr., nieto del famoso editor de periódicos Joseph Pulitzer. Se casaron y decidieron establecerse en Palm Beach, Florida, donde el matrimonio tuvo tres hijos: Peter, Minnie y Liza. En esos años, el esposo de Lilly era dueño de muchas propiedades dedicadas al cultivo de naranjas y con el excedente de la producción de estos cítricos ella decidió abrir una tienda de zumos en el centro de la ciudad. Un día, exprimiendo el jugo de las frutas, su ropa se manchó por completo y al intentar quitar las manchas lo que hizo fue crear un color brillante y alegre que tiñó parte de su vestido de algodón. Para intentar recuperar el diseño, pidió a su costurera que cortara las mangas para ver si camuflaba las manchas, pero el resultado fue un nuevo hito que causó sensación entre las clientas de la zumería.

1

Jackie

Jackie Kennedy hizo famoso este diseño de Pulitzer.

“Mis colecciones nacen de la imaginación y destacan frutas, verduras, grandes flores o flamencos. Un negocio en el que entré por casualidad y que, aunque cambió mi vida, sí hizo feliz a mucha gente. Ser feliz nunca pasa de moda”, dijo Lilly en una entrevista al referirse a sus diseños, los cuales confeccionó inicialmente para las mujeres jóvenes y que, poco a poco, fueron ampliándose a trajes de baño, niños, hogar y hombre. Todo era color y alegría en sus prendas, las cuales abarcaban desde pantalones a chaquetas, tops y bañadores bajo una paleta cromática en la que predominaban los tonos azules, rosas, verdes claros, amarillos y anaranjados.

4

La demanda de sus estampados era cada vez mayor y las tiendas de la marca funcionaban a pleno rendimiento, tanto que en 1966 el periódico ‘The Washington Post’ informaba de que sus vestidos eran tan populares que en el local de Southampton se llegó a optar por bolsas transparentes para que las clientas pudieran lucir sus recientes compras por la calle. Ir vestida con un ‘Lillys’ era en aquel tiempo sinónimo de dinero y buen gusto.

nevertoomuchlilly

No obstante, aunque la fortuna sonría a la diseñadora, en cambio su vida matrimonial se resentía cada vez más, por lo que en 1969 se divorció de su marido. Años más tarde, Lilly se casó con Enrique Rousseau y cambió su nombre al de Lillian McKim Rousseau, aunque no así el de su empresa, que continuó operando bajo la etiqueta de Lilly Pulitzer hasta 1984, cuando cerró definitivamente tras declararse en quiebra. El motivo de este crack económico se debió al nuevo estilo que imponían las grandes pasarelas, por lo que los estampados y colores de la creadora ya no tuvieron la misma demanda que hasta entonces.

219

Once años después del cierre de su empresa, los derechos de su marca fueron adquiridos por una nueva compañía, Sugartown Worldwide, que en 1993 nombró a Lilly Pulitzer como consultora creativa para volver a lanzar sus alegres diseños al mercado. Un total de 75 tiendas de la marca distribuidas por ciudades americanas y nuevas líneas de zapatos, accesorios, ropa de cama y artículos de papelería ampliaron el universo tropical a un público más extenso. Además, en 2010 se lanzó una colección de novia y en 2015, junto a la firma Target, se produjo una colección cápsula que había sido diseñada años atrás por su fundadora.

55

Mientras la alegría de sus estampados volvía a revivir, Lilly Pulitzer fallecía un 7 de abril de 2013, a los 81 años, en su casa de Palm Beach. Tras décadas dedicada al mundo de moda, su legado de color no logró desaparecer y aún hoy continúa en activo. Además, la diseñadora dejó un legado en forma de libros que publicó sobre su estilo de vida y sus colecciones, así como varios calendarios solidarios. En 2010, el Museo de Boynton Beach en Florida recopiló parte de sus diseños en una exposición retrospectiva, en la que quedó latente la máxima de la creadora:”El estilo no es sólo lo que se lleva, sino cómo vives”.

Fuentes: Wikipedia, Lilly Pulitzer y The New York Times.
Comparte esto