333 Views |  Like

Las novias más sensuales se enamoran en la pasarela de Feboda

Las novias quieren ser diferentes y atrevidas; princesas y divas, pero sobre todo, elegantes y glamurosas. Los novios apuestan por la clásica sobriedad pero sin dejar de lado las pinceladas de color y, por su parte, las madrinas o invitadas se convierten en estrellas con vestidos que se ciñen a la figura o con maxi pamelas y tocados repletos de flores y plumas. Ceremonias que se visten de pies a cabeza y que llegan envueltas en  pura delicadeza gracias a las nuevas colecciones para 2018 que han desfilado en la reciente Feria de las Bodas y Celebraciones (Feboda) de Tenerife.

Cerca de 150 diseños de firmas nacionales como Pronovias o Boda Más de El Corte Ingles, junto a Dinovias, Blumynt y otras marcas adscritas al programa Tenerife Moda del Cabildo, entre las que destacaron Juan Carlos Armas, Amarca, Marco&María, Sedomir Rodríguez de la Sierra, María Cao, By Loleiro, Leo Martínez u Oswaldo Machín fueron las encargadas de poner la nota de exquisitez a la gran pasarela que presidió, del 6 al 8 de octubre, el Recinto Ferial de la capital tinerfeña. Un carrusel de ensueño en el que la moda nupcial dio el sí quiero más romántico.

Pronovias

Vestidos de novia que hacen un guiño a la naturaleza para recuperar el blanco roto o tonos empolvados como el azul, el rosa o el gris en prendas que tienden a ceñir el cuerpo de la mujer a la par que lo cubren de plumas, mariposas, lentejuelas, pedrería, encajes o sutiles transparencias. Una pasarela repleta de tendencias que abrió Pronovias Barcelona, presentando tres de sus nuevos diseños en los que destacaron vertiginosos escotes a la espalda y los hombros cubiertos de delicada pedrería bordada a mano.

Juan Carlos Armas

Una propuesta que, aunque supo a poco, logró compensar el diseñador tinerfeño Juan Carlos Armas, encargado de presentar por vez primera en la Isla parte de su nueva colección ‘Frida’. Armas inundó la blanca tarima de majestuosas telas, bordados florales en oro y coquetos prints de mariposas que rinden homenaje a la gran pintora mexicana Frida Khalo. Vestidos joya en tonos vivos y ricamente decorados, donde el pret-a-porter se enlaza a la Alta Costura creando diseños voluptuosos que se complementaron con las exquisitas argollas en plata de Juan Gil.

Boda Más (Novios)

Por su parte, la marca Boda Más de El Corte Inglés fue la única encargada de presentar las propuestas masculinas para ceremonia, una serie de elegante sastrería donde el corte clásico predomina en pantalones, chalecos y chaquetas abotonadas. Azul, gris y negro para trajes y esmoquin con ligeras notas de color rojo o blanco en los complementos.

Marco&María

Mientras, Marco&María (M&M) fueron los encargados de cerrar la primera jornada de desfiles de Feboda, poniendo en escena algunas de las sinuosas prendas de su colección 2018, la cual se inspira en el personaje de Ofelia de Shakespeare. Novias sutiles y etéreas en las que encajes, transparencias o delicadas pedrerías bordan a la mujer de auténtica sensualidad. A destacar, la apuesta de la firma por unos originales tocados vegetales en los que helechos y enredaderas sustituyen al tradicional velo. Complementos elaborados por Martina Dorta que transforman a las novias en auténticas ninfas.

Rèvolte Couture

El sábado, la floral pasarela de Feboda abrió su jornada con la firma tinerfeña Rèvolte Couture, cuya propuesta centrada en fiesta juega a ceñir el cuerpo femenino y a pronunciar espaldas y piernas con largas aberturas. Colores pastel y el omnipresente negro para las invitadas con más estilo.

Boda Más (Madrinas)

Cortes innovadores en vestidos que se alejan de la oferta más sobria para las madrinas que ofreció la marca Boda Más de El Corte Inglés, en la que sus firmas propias abogan por una mujer elegante pero a la vez seductora. No obstante, la boutique Blumynt si quiso marcar una diferencia en su pasarela vespertina, presentando una selección de vestidos de fiesta y novias de las marcas con las que trabaja.

Blumynt

Por su parte, Amarca volvió a recrear su océano de elegancia sobre la pasarela de Feboda con una selección de sus nuevos vestidos destinados a invitadas y novias. Inspiración marina que se adorna de estrellas de mar, corales de lentejuelas, volantes, transparencias y mangas murciélago o farol para la mujer que busca la elegante sencillez.

Amarca

Olas de seducción que, posteriormente, transportaron al público hasta el jardín de las delicias de Sedomir Rodríguez de la Sierra, quien subió parte de su nueva colección 2018 que llega bajo el nombre de ‘Nature des Rêves’. Una propuesta en la que que hace un guiño a París, vistiendo a las novias e invitadas de ricas texturas, capas y transparencias que adorna, sutilmente, con mariposas, plumas o pájaros bordados a mano.

Sedomir Rodríguez de la Sierra

Finalmente,  la firma Dinovias fue la encargada de cerrar la pasarela del sábado con una línea nupcial para el próximo año en la que predomina el estilo princesa, donde los maxi volúmenes se aderezan con corpiños, grandes lazadas y superposiciones. Asimismo, las novias más boho también tienen cabida en esta colección que sin arriesgar en cortes y texturas aboga por un estilo más pomposo.

Dinovias

La última jornada de Feboda estuvo marcada por una pasarela que combino lujo e innovación. La diseñadora lanzaroteña María Cao fue la encargada de abrir un domingo de desfiles con una colección de fiesta repleta de exotismo. Pantalones de lamé, vestidos con flecos de cristal, faldas de tul o voluptuosas plumas que cubren bajos para dar movimiento a esa mujer que busca sentirse atractiva y admirada.

María Cao

Opulencia de colores y tejidos que trepó alas cabezas con la salida a pasarela de la firma By Loleiro, donde las pamelas de volúmenes imposibles o las esplendorosas diademas juegan entre flores y plumas teñidas a cubrir de belleza a las novias e invitadas más osadas. Una colección de tocados nupciales que, además, se complementó con  cinturones, hombreras y guantes bordados a mano donde metal y cristal se fusionan en armonía cromática.

By Loleiro

La pasarela de tarde fue, por su parte, una auténtica revolución de fantasía nupcial con la colección más transgresora de Leo Martínez, la cual llega inspirada en la película ‘Memorias de África’. Vestidos para invitadas y novias que entremezclan ese llamativo estilo étnico con collares XXL o maxi tocados de plumas con la vaporosidad de las gasas en túnicas y capas. Tonos malvas, vainillas o blancos son la paleta cromática elegida por el diseñador tinerfeño, que vuelve a cubrir de pedrería cuerpos y hombros así como a desnudar de sensualidad las espaldas femeninas.

Leo Martínez

Y, como broche de oro a estos tres días de pasarela, el diseñador de Lanzarote Oswaldo Machín fue el elegido para clausurar la moda en Feboda con la presentación de su colección ‘Spirit Tour 2018’, en la que se decanta por el color blanco roto para ceñir la figura de la mujer de líneas rectas y guiños hiperfemeninos en vestidos con maxi aberturas laterales, espaldas al aire y sensuales recogidos a la cintura. Novias que combinan calados con drapeados, encajes y transparencias en mangas largas o japonesas.  Como complementos, los sencillos tocados florales de la sombrerería de Azu Vilas.

Oswaldo Machín

Boda con mayúscula que no sólo tuvo en esta decimotercera edición de Feboda su epicentro en el mundo de la moda, sino que se complementó con otros servicios que giran en torno a este evento. En este sentido, el vicepresidente socioeconómico del Cabildo, Efraín Medina, destacó “la calidad que ha caracterizado a todas y cada una de las propuestas que los asistentes han podido conocer, y que marcan tendencia en un sector tan importante como es el de este tipo de ceremonias”.

Efraín Medina señaló que “el número de personas que han acudido al Recinto Ferial ha seguido en la línea que en años anteriores, unas 5.000 personas, pero lo que sí que ha aumentado, a pasos agigantados, han sido las gestiones de comercialización de las firmas que se dieron cita en Feboda. Y esto es lo que perseguimos, más allá del glamour y el encanto que preceden a este tipo de acontecimientos: dar a conocer esta sector de la industria textil, salir fuera de las fronteras nacionales, e incluso, internacionales, y generar actividad económica”.

Feboda contó con 140 puestos en una superficie de 8.000 metros cuadrados. La pasarela, dirigida por Marco Marrero y María Díaz, contó, asimismo, con una gran trabajo en peluquería y maquillaje a cargo del equipo del estilista Juan Castañeda, quien apostó por recogidos italianos y efectos wet para unas novias que se preparan para dar el “Sí, quiero” vestidas de seducción y glamour.

Texto: Mónica Ledesma.
Fotos: Carlos M. Anglés / Gerardo Valido (Tenerife Moda).
Comparte esto