846 Views |  Like

La rosa seducción de Pedro Palmas enamora la pasarela Madrid Bridal

Sofisticación, sensualidad y coquetería se visten en tonalidades rosa, verde cristal, blanco roto, oro y negro para dar vida a la nueva colección ‘Champagne Rose’ del diseñador Pedro Palmas, la cual cubrió de fantasía y glamour la reciente pasarela Madrid Bridal Week, en la que el creador acudió el pasado 19 de abril, por tercer año consecutivo para presentar su propuesta 2019.

Palmas, cuya firma homónima está adscrita al programa Gran Canaria Moda Cálida, ha hecho en esta colección, inspirada en las botellas de champagne, un recorrido por sus diseños más emblemáticos, rescatando materiales y cortes que destacaron en sus inicios en la moda, en el año 1989.

Un seductor revival formado por prototipos de fiesta y ceremonia que han brillado con luz propia en la Galería de Cristal del Palacio de Cibeles, destacando entre sus prendas vestidos de novia, así como ideales looks de cóctel, cortos y largos, o trajes pantalón y chaqueta que buscan adaptarse al estilo de esa mujer romántica a la que se dirigen sus creaciones.

Cintas de raso y terciopelo o el cristal de roca dan movimiento a unos diseños construidos en tejidos que van desde los pailletes, los tules bordados, las organzas de seda, mikados hasta los brocados, haciendo hincapié en cortes asimétricos, superposiciones, lazadas, espaldas al aire y, sobe todo, volumetría.

Inspirado en las botellas de champagne, de ahí el nombre de su colección, el diseñador ha escogido para sus trajes el verde cristal, el negro y el oro, además del rosa ‘Taittinger’, aunque también incluye el blanco roto en sus vestidos de novia.

Pedro Palmas empezó su trayectoria en 1989 y fue uno de los fundadores del programa Gran Canaria Moda Cálida. En 2004 decidió retirarse de la profesión dejando totalmente aparcada su faceta de diseñador hasta que regresó en 2016 con sus vestidos de ceremonia y prêt-à-porter, aunque también con nuevas ideas como la ropa de baño y una línea de perfumes.

Texto: Mónica Ledesma.
Fotos: Andrés Hernández.
Comparte esto